Blog

Be water, my friend

14 mayo, 2015

¿Qué tiene que ver el taoísmo con la estrategia procesal del agua y la claridad expositiva en casación?

Probablemente recuerdes un spot de televisión de hace unos años en el que Bruce Lee anunciaba una conocida marca de automóviles. Causó un gran impacto mediático y ganó varios premios de publicidad. El anuncio utilizaba una de las frases más célebres del actor para reforzar el mensaje comercial: be water, my friend. Rescataba un fragmento de una entrevista realizada a Bruce Lee en 1971 en la que el artista marcial trataba de enseñarnos el principio taoísta que dice que debemos adaptarnos y ser dúctiles y flexibles como el agua:

“Vacía tu mente, libérate de la forma, sé moldeable, como el agua / Si pones agua en una botella se convierte en la botella / Si la pones en una tetera se convierte en la tetera / El agua puede fluir o puede golpear / Sé agua, amigo mío”.

Como veremos, un litigante audaz ha aplicado la estrategia procesal del agua y ha conseguido que el Supremo dicte una sentencia novedosa a cargo de Sarazá. Esta resolución ha sido comentada recientemente por Carlos García León (@cgarcialeon) en Expansión: El Supremo tumba un recurso sólo por falta de claridad expositiva. Hasta el momento la Sala Civil se había lamentado en muchas ocasiones sobre la falta de calidad técnica y precisión de los recursos de casación que llegaban a su mesa, pero nunca antes los había desestimado en una sentencia de fondo única y exclusivamente por falta de claridad. El rechazo del Supremo siempre había ido acompañado de otros motivos adicionales.

El esfuerzo del Tribunal por no caer en un exceso de rigor formal se aprecia en el hecho de que previamente había admitido a trámite el recurso por vía del interés casacional. La controversia trataba sobre productos financieros, por lo que podemos presumir que el asunto podía tener cierto atractivo jurídico. Sin embargo, según expone la sentencia el recurso planteado por el inversor resultó tener unos déficits técnicos insalvables. Citaba como normas infringidas una marabunta de preceptos inconexos. El interés casacional se justificaba en base a un batiburrillo formado por tres sentencias de distintas audiencias provinciales, un auto penal, una sentencia de primera instancia y varias páginas web. Finalmente, el recurso cuestionaba los hechos probados de la sentencia de apelación y realizaba alegaciones como si se tratara de una tercera instancia.

El banco, en su escrito de oposición, fue osado y manifestó su imposibilidad de contestar el recurso “por ser inexistente, dada la carencia de cuestionamiento jurídico concreto de la ratio decidendi [razón decisoria] de la sentencia recurrida”. En otras palabras, el banco, con mucho salero procesal, no entró a rebatir el recurso, sino que se limitó a denunciar que había tal oscuridad que no sabía contra qué debía defenderse.

A pesar de estar en el momento procesal para ello, el banco se adaptó, se liberó de las formas prescritas y optó por no entrar a discutir sobre el fondo. Se arriesgó a ser agua. Se arriesgó a quedarse sin turno de réplica sobre los argumentos de fondo. Volvió a poner en el centro del debate las deficiencias técnicas del recurso, que son una materia propia de la fase previa de admisión a trámite.

Probablemente de forma inconsciente, el banco asumió la filosofía de Bruce Lee. Aplicó el principio taoísta del Wu Wei (principio de la acción natural no forzada), relacionada con las artes marciales. Este principio dice que no tienes que usar la fuerza para luchar contra la fuerza: es mejor ser como agua y dejar que el golpe fluya sobre tu oponente. El banco dejó que la oscuridad procesal creada pasara de causarle indefensión a neutralizar el ataque del contrario.

Ante esta maniobra procesal, Sarazá se vio obligado a hacer un viaje al fondo de la noche y volvió con las manos vacías. No encontró el recurso de casación. Era inexistente:

“Los defectos expresados concurren en el recurso interpuesto por el demandante, hasta el punto que han impedido a la recurrida poder oponer argumentos relativos a alguna infracción legal, salvo los relativos a la inadmisibilidad del recurso. No se trata, pues, de meras deficiencias formales que no pueden ser exigidas con un rigor excesivo. La cuestión es que el recurso que ha formulado el demandante no puede considerarse como un recurso de casación.

La causa de inadmisión se convierte, en este momento procesal, en causa de desestimación de los recursos (…). No obsta que en su día el recurso fuera admitido a trámite, dado el carácter provisorio de la admisión pronunciada inicialmente por hallarse sujeta a un examen definitivo en la sentencia (…)”.

La decisión del Tribunal contiene reflexiones interesantes sobre la claridad y la flexibilidad de las formas en la casación:

“[E]ste recurso exige claridad y precisión en la identificación de la infracción normativa (…), lo que se traduce no sólo en la necesidad de que su estructura sea muy diferente a la de un mero escrito de alegaciones, sino también en la exigencia de una razonable claridad expositiva para permitir la individualización del problema jurídico planteado”.

Actualmente, el Supremo está haciendo esfuerzos para explorar nuevas (y estrechas) vías que superen la contradicción entre formalismo y antiformalismo. Pero todo tiene sus límites. En tiempos de la transparencia, el Supremo asesta un golpe definitivo a la opacidad. Manda un aviso a los navegantes de ríos revueltos y deja claro que no habrá ganancias para esos pescadores. La Sala lo tiene claro: be water, my friend.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todas las herramientas del artesano legal ahora a tu alcance.

Suscríbete al newsletter gratuito y comienza a practicar el litigio de autor.

Pablo Franquet © 2017 todos los derechos reservados. Aviso legal.

Jausas Abogados

Diseño web por método10

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR